Saludo para el Día de Al Quds – Jerusalén

QUDS3

44491cfc-fdb8-4fe0-be10-c8eb8b4615f1

Palestina y Jerusalén, heridas abiertas y sangrantes en la conciencia de la
humanidad, gritan su dolor aún más hoy en día, cuando presenciamos las
traiciones y acuerdos que parecieran haber relegado al heroico pueblo
palestino a las páginas interiores de la actualidad internacional, de no existir
una población, de jóvenes sobre todo, que se niega a aceptar el statut quo
impuesto por EEUU y la entidad sionista, que pretenden, contrariando una
explícita resolución de la ONU -una más !- hacer de la Ciudad Santa de
Jerusalén el portaviones nuclear de EEUU.
La gravedad de esta situación se acentúa cuando asistimos a la puesta en
marcha del llamado Acuerdo de Abrahan (Bahrein, EEUU, Tel Aviv, Emiratos, y
algunos paises árabes, vasallos de EEUU, dentro de los cuales hay que
mencionar a Arabia Saudita), quienes en su conjunto constituyen un bloque
agresivo dirigido contra Irán.
Este ajedrez oriental, nos trae a la memoria la frase del general de Gaulle
cuando hablaba de « este Oriente tan complicado », complicado y todo, de
Gaulle mantuvo una firme actitud en defensa de Palestina y del estatuto
acordado a la Ciudad Santa de Jerusalén. La llamada « política árabe de Francia
bajo de Gaulle y otros presidentes de la V° República Francesa, le valieron a
Paris el reconocimiento del mundo árabe musulmán.
Es solo bajo el mandato de F. Mitterrand que dicha estima comenzó a decaer,
puesto que Mitterrand era receptivo a la influencia sionista (fue el primer
presidente galo en visitar a las autoridades sionistas en Tel Aviv). Ello se explica
por la colaboración estrecha del PSF, ampliamente fagocitado por el sionismo,
que además obtuvo la entrega de secretos nucleares durante la IV° República
(anos 50)por parte de dirigentes galos.
Durante la guerra de los Seis Días (1967) las tropas sionistas ocuparon
completamente la Ciudad Santa y en los años siguientes, con la guerra de
Octubre de 1973, los países árabes esgrimieron la amenaza del arma del
indispensable petróleo que necesitaba Occidente. Pero solo fueron amenazas.
Las potencias occidentales encabezadas por EEUU, amenazaron a su vez,
dividieron e introdujeron cuñas en la frágil unidad árabe musulmana, y en
1977, el más importante país árabe, Egipto, que encabezaba el frente militar

contra Tel Aviv, hizo defección y Sadat firmo un acuerdo de paz con Tel Aviv.
Ello le costara la vida.
En Chile, nuestro lejano país natal, desde niño y con ocasión de la Guerra de los
Seis Días, manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo palestino. Creo que
la mayoría o que la inmensa mayoría de mis compatriotas han apoyado desde
siempre las reivindicaciones palestinas en Chile, país que alberga la mayor
comunidad del Cercano Oriente fuera de los países árabes.
Bajo el gobierno de Piñera los sionistas se han instalado en algunos puestos
claves del aparato gubernamental, como el ex ministro del interior Hinzpeter,
amén de que los sucesivos gobiernos han favorecido los intercambios militares
y aceptado (M. Bachelet) la permanencia de ex soldados conscriptos de la
entidad sionista provenientes de los territorios ocupados, en curas de
« desintoxicación » luego de su servicio militar. Pero a pesar de las presiones,
los gobiernos chilenos no han seguido a 100% la dócil política prosionista
deseada por Tel Aviv y Washington.
A la declaración unilateral sionista que pretende hacer de la Ciudad Santa su
capital « eterna », se ha agregado la decisión de Trump de instalar la embajada
de EEUU en Jerusalén, ambos actos están en abierta contradicción con sendas
resoluciones de la ONU que establecen el carácter internacional de dicha
ciudad.
Este es un proceso que ha comenzado hace años y que un dirigente sionista ha
calificado de « estrategia del champiñón », es decir, actuar en las sombras para
fragmentar y tratar de establecer alianzas con países y dinastías árabes
vacilantes, conciliadoras y colaboracionistas. Es lo que están logrando debido a
la presión de Washington. Esta estrategia de división del mundo árabe
musulmán había sido enunciada hace años, en 1982, por el funcionario sionista
Oded Yinon y que fue publicada en Jerusalén : « Debemos dividir El Líbano en
cinco provincias etno religiosas , desintegrar Iraq y Siria »,etc.
La llamada « comunidad internacional » deja hacer y la utilización de la Ciudad
Santa como símbolo de que la entidad sionista ha logrado marcar algunos
puntos es un hecho, gracias, a la colaboración de algunos países árabes y
musulmanes.
Todo esto nos fuerza a pensar en el « Oriente complicado » del que hablaba de
Gaulle y que siempre parece volver por sus fueros.

Estados nacionales, intereses de las grandes potencias, riquezas petrolíferas,
alianzas y cambio de alianzas, divisiones étnicas y religiosas, inestabilidad.
Oriente y la Ciudad Santa, donde el hecho religioso suplanta a veces y se
superpone a los conceptos occidentales de nación, revolución, progreso, clase
o emancipación. Verdaderamente el Oriente es muy complicado.
Recuerdo mis numerosas travesías por esas tierras santas y por la Santa
Jerusalén. Un gran saludo a los combatientes que siguen resistiendo a la
ocupación sionista.

Paco Peña, Paris, 4 de mayo de 2021

Periodista, reportero en varios países del Medio Oriente, doctor en ciencias políticas e historia y actual profesor de la Universidad de Paris VII La Sorbonne.

Obra: Un Grafitti de Mohamed Mahmoud en el “Muro de Belén” en Palestina, inspirado en el cuadro “La Liberté guidant le people”.